El presupuesto de educación para el año fiscal 2017 pide incrementar acceso, asequibilidad y graduación de la universidad

El presidente Obama ha dejado claro que en el último año de su mandato la educación seguirá siendo una prioridad, y saldrá adelante con iniciativas y fondos para que más personas obtengan un título universitario.

Como dijo en enero durante su discurso sobre el estado de la Unión, la nación ha hecho importante progreso en asegurar que más estudiantes se gradúen de secundaria con las habilidades que necesitan para tener éxito en la universidad, en sus carreras, y en sus comunidades. Pero persisten problemas, y tenemos que tomar soluciones audaces.

La universidad sigue siendo la mejor inversión que pueden hacer las personas para su futuro. Una buena educación es igual de importante para participar en la sociedad y salvaguardar nuestra democracia. Es por eso que todos, incluido las personas de bajos ingresos, poblaciones marginadas, estudiantes universitarios de primera generación, y adultos con empleos y familias, quieren una educación postsecundaria.

Esta Administración ha otorgado ayuda financiera como nunca antes a los estudiantes de educación superior. En 2014, el año más reciente del que se disponen datos, nuestro país vio la población más grande y diversa en nuestra historia de estudiantes matriculados en la educación superior. El número de estudiantes universitarios hispanos y negros en EE.UU. ha aumentado por más de un millón desde 2008.

Pero los obstáculos persisten para muchos estudiantes que dudan de asistir a la universidad debido al alto costo y un mercado universitario que puede ser confuso, especialmente para los estudiantes de primera generación. Además, solo alrededor del 60% de los que se matriculan en un programa de licenciatura obtienen su título dentro de seis años. Y al menos un tercio de los que se gradúan se toman más tiempo de lo debido, lo que significa mayores gastos para el estudiante y su familia.

Los prestatarios que no se gradúan tienen tres veces más riesgo de no pagar sus préstamos estudiantiles en comparación con los que sí se gradúan. Por esta razón, el presupuesto de 2017 propone reformas claves, proporciona ayuda institucional y estudiantil, y da incentivos para la obtención de un grado a tiempo o anticipado para que la universidad sea más económica, la ayuda estudiantil más accesible, y el pago de los préstamos sea más fácil. También se promueve la innovación y la protección financiera de los estudiantes y los contribuyentes. Las propuestas en el presupuesto incluyen:

Reducir drásticamente los costos educativos de los estudiantes y sus familias

  • El presupuesto pide fondos para la iniciativa America’s College Promise (ACP), una alianza con los estados para que los dos años de estudios en las universidades comunitarias sean gratis para los estudiantes responsables. Con financiación de $61 mil millones durante la próxima década, los estudiantes podrían terminar un grado de asociado o los dos primeros años de un título de cuatro años, que los prepare para el éxito laboral sin costo alguno al estudiante. ACP también proporcionaría subvenciones a las escuelas que dan apoyo a nuevos estudiantes de bajos ingresos, incluidos aquellos que se trasladan de otra universidad comunitaria. Los estudiantes podrían cursar los dos años de estudio en estas instituciones sin costo alguno o a costo muy reducido.
  • El presupuesto ofrece fondos para los estudiantes actuales y futuros del país con financiación máxima de las Becas Pell, que serán ajustadas a la inflación a partir del 2017 para asegurar que los fondos queden protegidos de la erosión de su valor en los próximos años.
  • Además de que la FAFSA estará disponible más temprano, como lo anunció el presidente Obama en septiembre de 2015, el presupuesto también simplificaría la FAFSA para eliminar preguntas onerosos e innecesariamente complejas para que sea más fácil para los estudiantes y sus familias acceder a la ayuda federal estudiantil y financiar su educación superior.
  • El presupuesto también crearía un fondo competitivo de $30 millones que sería otorgado a las universidades fundadas para los negros (HBCU) y las universidades que sirven a grupos minoritarios (MSI), para de tal manera alentar la graduación mediante estrategias que ayuden a estos grupos a graduarse y obtener un título.
  • El presupuesto propuesto por el presidente simplifica los planes de pago basados en los ingresos para limitar los pagos del préstamo a un precio razonable para los prestatarios, ayuda a los prestatarios a manejar su deuda con mayor eficiencia, y fortalece y simplifica los programas que perdonan los préstamos de los maestros.

Estimular y recompensar los buenos resultados de los estudiantes

  • Para apoyar y animar a los estudiantes a completar sus estudios en debido tiempo o antes de tiempo, el presupuesto incluye el programa Beca Pell para la graduación acelerada, que proporciona los fondos de la Beca Pell durante todo el año a los estudiantes que toman una carga completa de cursos, pero que ya han agotado su subvención existente.
  • El presupuesto proporcionaría $300 mediante un Bono Pell en Camino a los estudiantes que hacen progreso oportuno hacia su título universitario tomando por lo menos 15 horas crédito por semestre.
  • También proporcionará una tercera ronda de la Iniciativa Primeros en el Mundo con $100 millones para implementar y evaluar estrategias innovadoras y basadas en la evidencia que aumenten el éxito estudiantil, incluido $30 millones reservados para las instituciones HBCU y MSI. En 2014 y 2015, el Departamento vio notable interés en este programa, pero solo pudo financiar menos del 6 por ciento de todas las solicitudes recibidas.
  • El Bono de Oportunidad y Graduación Universitaria recompensaría a las instituciones que matriculan y gradúan a tiempo un número significativo de estudiantes de bajos recursos, y alentar a más universidades a mejorar sus resultados.
  • Y con planes para reformar la ayuda estudiantil ofrecida por las universidades, el presupuesto pide el financiamiento de las escuelas que proporcionan una educación de calidad a un precio razonable, especialmente para estudiantes de bajos recursos.

Ampliar las opciones de educación superior de los estudiantes

  • La Pell de Segunda Oportunidad que el presidente ha propuesto proporcionaría a los prisioneros que han cumplido su condena y están a punto reintegrarse a la sociedad con el apoyo necesario para enderezar sus vidas, ofreciéndoles acceso a los fondos Pell para que puedan estudiar y capacitarse en las habilidades que conducen a nuevas oportunidades y una vida estable.
  • Para complementar ACP, el presupuesto apoyará un Fondo de Formación Técnica de $75 millones que facilitará la creación y expansión de programas gratuitos de capacitación laboral rápida para ayudar a más trabajadores a obtener trabajos de alta demanda como la salud, fabricación e informática. Los departamentos de Educación y Trabajo colaborarán en el lanzamiento de este plan innovador.

En el siglo 21, las habilidades y la educación son indispensables para nuestro éxito como personas y como nación. El presupuesto del año fiscal 2017 aumenta la equidad y la excelencia en la educación superior, con propuestas ambiciosas para reducir los costos universitarios, promover nuevos enfoques y ampliar las prácticas probadas para servir mejor a los estudiantes y crear vías más amplias para todos, independiente de su origen o circunstancia, para que puedan alcanzar sus sueños y mejorar sus vidas.

Se puede obtener más información sobre el presupuesto de Educación aquí.

Melissa Apostolides forma parte del equipo para desarrollar conminaciones en la Oficina de Comunicaciones y Extensión del Departamento de Educación de EE.UU.

 #          #          #