Comencemos ahora para comenzar el año escolar bien

Three children in the classroom.

En las comunidades y hogares de todo el país, se siente el cambio en el aire, y las familias están pensando en el regreso a clases. Hay un montón de maneras de prepararse para un gran año escolar.

A veces todo el vecindario tiene un papel que jugar. Por ejemplo, este fin de semana pasado, mi ciudad natal de Chicago celebró una tradición de 86 años —el desfile de regreso a clases más grande del país. Cientos de estudiantes, padres, profesores y vecinos salieron a la calle con bandas de música, carrozas y actividades especiales para celebrar las últimas semanas del verano y anunciar el nuevo año escolar.


“Ahora es el momento para que padres y niños se empiecen a preparar para el éxito en el aula.”
Arne Duncan


Pero aun si no hay desfile o celebración de regreso a clases en su barrio, ahora todavía es un gran momento para que padres y chicos se preparen para el éxito en el aula. Aquí hay algunas cosas que usted puede hacer ahora, y en las próximas semanas:

Comience a hacer cambios. Comience a cambiar la hora de la comida, de ir a la cama, y rutina mañanera que sigue durante el año escolar. Leer antes de acostarse, dormir lo suficiente, y tener una rutina fiable de lunes a viernes, son las actividades que contribuyen para preparar al estudiante a triunfar en la escuela desde el primer día.

Afine las habilidades y complete cualquier tarea de verano. Pasen tiempo junto en actividades de perfeccionamiento, tal como practicar las tablas matemáticas y juegos de matemática. Además, muchas escuelas envían a casa actividades de aprendizaje durante el verano, incluso tareas de matemática y listas de lectura, o los cuelgan en su sitio web. Revisen juntos tales actividades y asegúrese de que todas las tareas se han completado.

Haga una lista de quehaceres para el regreso a la escuela, y empiece a tachar los ya cumplidos. Con menos de un mes para el regreso a clases, prepare un plan para hacer todo lo necesario para que su hijo esté completamente preparado el primer día de clases. Esto incluye programar chequeos de salud pendientes, incluyendo exámenes dentales y de visión; contactar a la escuela si tiene alguna pregunta, completar todos los formularios necesarios, obtener cualquier seguro requerido, planear la alimentación y requisitos de la matrícula, y abastecer todos los suministros, ropa y útiles escolares.

Planee una aventura de aprendizaje. Haga una actividad divertida que se enfoque en el aprendizaje, ya sea dentro o fuera de casa: tal como un proyecto de arte en la cocina o un experimento científico en el patio, hasta una excursión a la biblioteca o al museo. La mente es como los músculos, hay que ejercitarla (para que esté lista y fuerte) para el éxito académico.

Ayude a remozar su escuela. Este mes, muchas escuelas tendrán eventos para que las instalaciones se vean bien (estén limpias, lindas y listas) para el primer día de clases, desde sembrar flores en los jardines y recoger la basura del patio de la escuela, hasta pintar paredes, y limpiar las aulas. Es una gran manera de colaborar para crear un ambiente acogedor para toda la comunidad escolar. Si su escuela no tiene un día de mejoramiento, pregunte si hay otras maneras de ayudar a prepararse a los maestros y al personal de la escuela.

Haga un espacio para el estudio y la creatividad. Escoja un lugar tranquilo para que su hijo haga las tareas. Separe un espacio para colgar los horarios escolares y tareas, trabajos de clase, arte, proyectos y calificaciones, así como los mensajes y logros.

Ponga metas claras y realistas para el año. Cuando se les ponen metas académicas, los estudiantes hacen más que mejorar su rendimiento académico, y ganan confianza, motivación y orgullo en sus logros. Ayude a su hijo a establecer objetivos claros, tal como mejorar en matemática o en vocabulario, junto con plazos y pasos claros para lograrlos. Escríbalas, cuélguelas, y mida el progreso con regularidad.

Conéctese y manténgase en contacto. Los padres que se involucran activamente en la escuela son un ingrediente clave para ayudar a que sus hijos prosperen. Éstas son sólo algunas cosas que los padres pueden hacer:

  • Visite la escuela y conozca los maestrosde su hijo. Dígales cómo pueden contactarse con usted y que usted está listo para colaborar apegado con ellos en la educación y el éxito de su hijo.
  • Establezca un calendario para reuniones entre padres y maestros, eventos escolares, y para hablar a menudo con los maestros de su hijo durante todo el año.
  • Haga un plan par dar seguimiento a las asignaturas, las calificaciones y el progreso de su hijo, ayúdele con la tarea, y déle apoyo durante todo el año. Hablen con frecuencia juntos sobre lo que pasa en la escuela, lo que su hijo está aprendiendo, lo que le gusta y en qué necesite ayuda.
  • Considere servir en su organización local de padres y maestros, o participe en otras actividades que den apoyo a la buena enseñanza y aprendizaje.
  • Revise nuestra guía de mes a mes en: ed.gov/parents/countdown-success.

Hable sobre las expectativas y céntrese en las destrezas de por vida. Cada estudiante es diferente, ya que a algunos niños les encanta la temporada de regresar a la escuela, mientras otros tienen preocupaciones o preguntas. Cada nuevo año escolar es una transición —a un nuevo grado, aula, o edificio de la escuela. En caso de nerviosismo por el regreso a la escuela, tome tiempo para recordar los aspectos más destacados del año pasado, y señale las cosas buenas que vendrán con el nuevo año. Como padre, usted puede compartir los recuerdos de sus propias experiencias escolares, incluido sus maestros favoritos, excursiones, asignaturas, actividades, y lecciones aprendidas. Sobre todo, ayude a su niño a adquirir las habilidades necesarias para el éxito duradero en la vida, tal como ser flexible y mantener una mente abierta, persistente, y tener una actitud positiva.

Trabajando juntos, padres y niños, pueden ayudar a asegurar que el nuevo año escolar esté lleno de progreso, aprovechamiento y lleno de las maravillas del aprendizaje. Hagamos que sea un año que valga la pena celebrarlo para todos los niños.

Arne Duncan es el secretario de Educación de EE.UU.